Mayteé Ramos es bloguer por un día. Consejos útiles para viajar con EM

Si eres un viajero aficionado y has sido diagnosticado con esclerosis múltiple, notarás que tendrás que hacer ciertos ajustes y de que afloran nuevas necesidades y/o acomodaciones, dependiendo de en qué etapa de la enfermedad te encuentres. Aun así, tener esclerosis múltiple no es una sentencia de muerte. No significa que no puedes continuar disfrutando de los placeres de la vida, entre ellos, viajar. He aquí unas ideas para que tu viaje sea lo más cómodo posible.

Primero que todo, asegúrate de tener cobertura médica durante el viaje. Hay cantidad de compañías que ofrecen cobertura extendida en el extranjero por un precio módico. Puedes tener acceso a servicios de emergencia, hospitalización, traslado de vuelta a tu país de origen o traslado de tu familia al país donde te encuentres recibiendo cuidados de salud a largo plazo, hasta repatriamiento de restos.

Empaca poco equipaje. Lleva un bolso de mano y quizá una maleta pequeña con ruedas, que quepa en el compartimento superior y que no exceda el peso máximo permitido por tu aerolínea, así evitas también cargos extra. Especialmente si vas a visitar más de un país o si vas a transferirte de un país a otro combinando diferentes medios de transportación, llevar equipaje liviano es la opción más inteligente y práctica. No hay nada peor que estar acarreando maletas pesadas por todas partes.

Si viajas por avión puedes solicitar una silla de ruedas para tu transportación entre terminales ya que algunos aeropuertos son muy grandes y caminar largas distancias puede ser un reto. Este servicio es gratis. Puedes solicitar la silla directamente con tu aerolínea por teléfono o cuando llegues al aeropuerto. También puedes traer tu propia silla de ruedas personal o tu vespa. Sólo tienes que informar a tu aerolínea con anticipación.

También recuerda que cuando un pasajero tiene alguna necesidad especial por cualquier tipo de incapacidad tiene derecho a traer un acompañante consigo para asistirlo, a veces más de uno y, este acompañante también tendrá acceso de preferencia al avión, además de saltar las filas de seguridad contigo.

En los Estados Unidos el servicio de transportación para personas incapacitadas suele ser bastante rápido y eficiente. Las aerolíneas tienden a dar acceso al interior del avión primero a los incapacitados y después al resto de la tripulación. Esto permite que el viajante incapacitado pueda acomodar sus pertenencias en los compartimentos superiores, sin la usual congestión de personas en los pasillos tratando de guardar su equipaje todos a la misma vez. En algunos países de Europa, no todos, es al revés. Las personas en silla de ruedas entran últimos y el proceso de abordaje puede ser un poco más largo. Un buen libro para amortiguar el tiempo de espera es siempre una buena idea.

Cuando traes tu vespa o silla de ruedas en el avión es importante prestar atención al estado en que te entregan tu equipo de vuelta. Si notas algún daño o malfunción, solicita inmediatamente un hoja de reclamación por daños y complétala. Para hacerlo necesitarás conocer las especificaciones además del valor monetario de tu equipo. Es recomendable tomar una foto del mismo antes y después de abordar para servir como evidencia en caso de daños físicos a tu propiedad.  

En caso de que viajes por tren, primero infórmate con la oficina de turismo local o la misma oficina central de ferrocarriles sobre cuáles estaciones de tren cuentan con elevador, si alguna, ya que muchas de las líneas ferroviarias son subterráneas y sólo tienen escaleras, dependiendo del país. Además de que muy a menudo los elevadores pueden estar fuera de servicio. Si puedes ir en taxi o por Uber, mejor.

Los cruceros son una muy buena opción para personas con movilidad limitada. Los pasillos son lo suficientemente anchos para manejar tu vespa, o silla de ruedas también. Usualmente las líneas de cruceros cuentan con un autobús de turismo especial para personas con movilidad limitada que están diseñados y/o modificados para que puedas llevar contigo tu equipo de transportación personal cuando vayas a recorrer el país o ciudad de destino por tierra.

La conservación de energía es esencial cuando viajas. Por tanto, permítete tiempo para descansar entre días. Organiza un viaje un poco más largo si te es posible para que no tengas que estar de prisa para poder visitar un lugar o atracción. Considera tiempo perdido por retrasos o demoras, no siempre salen las cosas según el itinerario establecido. Asi evitas el estrés que es tan perjudicial para nuestro sistema inmunológico y más bien concéntrate en disfrutar.  Organiza los lugares que vayas a visitar usando una aplicación como “Visit a City”. En esta aplicación entras los detalles de tu viaje, como ciudades que vas a visitar, hoteles donde te hospedarás y demás. Esta aplicación coordina para tí qué lugares visitar primero basado en la distancia desde tu hotel y entre ellos mismos. Además de tomar en consideración los horarios de cada uno de ellos y calcula el tiempo que te tomará llegar a cada uno. Puedes editar los detalles en cualquier momento.  

El factor tiempo es de primordial importancia. Por tanto, si planificas visitar más de un país, viajar por tierra es muy bonito y todo, pero toma más tiempo. Lo que puede ser extenuante, lujo que no nos podemos dar cuando padecemos de EM sin pagar las consecuencias. Tomar un avión comercial entre países es más efectivo y hasta más barato. Compra tu boleto de avión para cruzar el océano solamente. Y luego, cuando llegues a tierra utiliza las aerolíneas locales para conectar entre los países o estados y/o ciudades que vas a visitar. Utilizando las aerolíneas locales puedes encontrar salidas más frecuentes y hasta más económicas. Ojo, usualmente el equipaje no está incluido en el costo del boleto, por eso la tarifa es reducida.

Existen vales de admisión a museos y/o monumentos en muchas ciudades, los cuáles te permiten acceso de preferencia. Así evitas las filas o colas para tí y tus acompañantes. Aunque vale mencionar que globalmente el esfuerzo para acomodar a personas incapacitadas es bastante eficiente. Usualmente las atracciones constan con entrada separada para los incapacitados y con sólo acercarte al ujier te conceden acceso a tí primero que al resto de los visitantes. Muchos museos a través de Europa cierran ciertos días de la semana o requieren reservación. Es buena idea siempre llamar primero antes de ir y asegurarse de que estén abiertos.

En resumen, viajar de por sí requiere mucha coordinación de detalles y logística. Y con esclerosis múltiple puede ser un desafío mayor a medida que la enfermedad progresa. Pero aún así, es más que posible. Sólo tienes que conocer tus derechos como viajante incapacitado, informarte y hacer preguntas antes de viajar. Descubrir los recursos disponibles y utilizarlos. Haz todos los arreglos necesarios antes de emprender tu viaje para asegurar que esta nueva experiencia viajera sea placentera, libre de estrés y que todo fluya de la manera más práctica y eficaz posible. ¡Buen viaje!

Mayteé Ramos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s